CAMPAMENTO DE LA COMUNIDAD DE CRISTIANOS

{@title}

{@description}

{dsAlbums::@title}

{dsAlbums::@description}

Viewing Album:

Description:

{@description}

thumbnail for {@src}

main image
{@caption}

Como todos los años, la Comunidad de Cristianos de Lima está organizando un campamento para niños del  14 al 22 de Enero.  Serán nueve días llenos de diversión, con talleres, juegos, baile, un  ritmo diario saludable, alimentación sana y  contacto con la naturaleza.
Están invitados  niños de 7 a 14 años.  En esta oportunidad hemos elegido el cálido valle de Cieneguilla .  En un local cerrado,  acondicionado para realizar campamentos y  que  cuenta con cocina, baños, piscina tenderemos nuestras carpas.

Los sacerdotes  de la Comunidad de Cristianos,  Verónica Zamalloa y Francisco Coronado serán los responsables de la dirección del campamento y estarán ayudados  por  un animado grupo de jóvenes y adultos voluntarios,  preparados  para esta labor.

Los niños estarán  agrupados por edad  y sexo y se formarán  grupos de hasta 8 niños los cuáles serán  liderados por dos jóvenes  o un adulto (“ayudantes”).  Cada grupo  estará ubicado en una carpa, con lo cual forma un equipo cuyo nombre será elegido por los mismos niños.

Las actividades que se realizan para y con los niños son:
La hora de despertar es a las 7:00 de la mañana, con una canción de buenos días que los ayudantes  cantan carpa por carpa.
Luego los niños inician sus actividades aseándose, ordenando sus carpas y  ayudando en las tareas que  les hayan sido asignadas, que  pueden ser :  preparar el desayuno, recoger los papeles dejados  alrededor del campamento, limpiar los baños, etc.

Después de desayunar ,  todo el campamento se reúne para la “ronda de la mañana”.  Allí Crespo, el duendecillo del campamento,  que para entonces ha  revisado que las tareas hechas por los niños  estén bien o, torga a cada grupo una determinada calificación.  En esa ronda los niños cantan, escuchan una historia por partes y reciben una adivinanza para resolverla al final del día.

Después de la ronda de la mañana los niños salen del campamento con sus ayudantes para explorar el río, hacer caminatas cortas, buscar material como cañas y piedras para alguna construcción, etc.  En esos momentos de trabajo grupal ellos van planeando cuál va a ser el número que presentarán al final del campamento, el día de la fogata.

Después de esa actividad de aproximadamente dos horas, los niños vuelven al campamento para gozar de la piscina antes del almuerzo.   Después del almuerzo hay una pausa de una hora para hacer la digestión,  los niños se mantienen tranquilos o duermen.  Luego pueden entrar nuevamente a la piscina.  Después del  chapuzón hay una pequeña merienda.

En la tarde los niños pueden participar de los  talleres ofrecidos por los ayudantes.   El año pasado se hicieron  cometas, máscaras,  un tablero de damas, se construyó una casita en el árbol, marionetas,  etc.

Después de los talleres, los  niños forman equipos para participar en diferentes juegos, aquellos que casi ya no se juegan más: Bata, Matagente, Kiwi, Ping Pong, etc. Todos estos juegos son acompañados por los voluntarios.  También hay momentos en los que todo el campamento baila en corro.
Luego de los juegos y bailes vienen la cena y después de la cena los niños se reúnen en la “ronda de la noche”  para  escuchar el cuento.  Ambas rondas, la de la mañana y de la noche son momentos muy especiales,  los niños oyen con total atención la historia, que es cuidadosamente elegida y contada por  los sacerdotes.  Luego de la ronda  los niños tienen otro momento libre y finalmente se acuestan  a las 8 p.m.
Este ritmo es seguido diariamente intercalando de cuando en cuando alguna actividad especial, como el “gran juego”,  la “gran caminata” o el culto para los niños el día domingo.

Como pueden apreciar los niños pasan una temporada muy divertida llena de juegos, ritmo, alimentación saludable, talleres,  interactuando con otros niños de su edad  provenientes  en su mayoría de los colegios Waldorf de Lima.

El costo del campamento  es de 300 soles por niño.  Están incluidos los traslados, la alimentación,  el alquiler del local y materiales para las actividades.  Nuestra intención es proporcionar a la mayor cantidad de niños esta vivencia. Tratamos de que  la falta de medios económicos no sea un impedimento para la asistencia de algún niño.  Por eso si existe el interés de los padres y del niño y hay falta de medios económicos los padres pueden comunicarse con nosotros para ver cómo podemos  posibilitar la participación del niño.